¿Caduca la miel?, ¿qué pasa si tomo miel caducada?
enero 7, 2021/Uncategorized
  • Por Raquel Fernández Valdivia
  • 197
  • 0

Cuando compramos un producto envasado, lo normal es que en éste encontremos el lote y la fecha de caducidad. En el caso de la miel también encontramos una fecha que indica el consumo preferente de este producto. Pero, ¿realmente caduca la miel?, ¿qué pasa si tomamos miel después de la fecha de consumo preferente? ¡En este post os contamos uno de los grandes secretos de este producto natural!

¿Cuándo caduca la miel?

Por norma general, la fecha de consumo preferente que encontramos en los botes de miel que compramos en supermercados o tiendas online especializadas en productos naturales, es de dos años a partir del momento de su fabricación. Ya que ningún alimento es inmune al paso del tiempo, por muchos conservantes naturales o artificiales que tengan. Así que es normal que con el paso de los días, los alimentos se deterioren en mayor o menor medida.

Pasados estos dos años la miel se podrá seguir consumiendo, siempre y cuando haya sido conservada en buenas condiciones. No obstante, conforme más tiempo pasa, es normal que este producto natural vaya perdiendo propiedades organolépticas (color, sabor, etc).

Los productores de miel deben asegurarse de que la miel que vendan tenga un nivel de HMF (Hidroximetilfurfural) inferior a 40 mg por cada kilogramo de miel. Este parámetro hace referencia al compuesto que aparece de forma natural en la miel por sus niveles de azúcar, agua y acidez propia de la miel. La cantidad de HMF de la miel puede variar en función de la temperatura a la que la expongamos, y a las condiciones de almacenamiento. De ahí que sea tan importante que una vez tengamos la miel en casa, procuremos conservarla en las mejores condiciones posibles para asegurar su buen estado (incluso aunque nos pasemos de la fecha de consumo preferente).

¿Por qué se conserva tan bien la miel?

Como podrás ver, la miel es uno de los productos que mejor se conserva. De hecho, se cuenta que cuando se abrió la tumba de Tutankamón se encontró miel en perfecto estado de conservación, a pesar de que habían pasado más de 3.000 años.

Existen tres factores para que esto sea así: el agua, la acidez y las sustancias anti-microbianas que posee la miel.

Gracias a la poca concentración de agua que tiene la miel, los microorganismos encuentran más dificultades para alterar su salud. Aunque al tener una concentración de azúcares elevada, la miel puede absorber la humedad del ambiente, influyendo negativamente en su conservación. Por esto es importante que la miel esté siempre bien cerrada.

También la baja acidez que contiene la miel impide que se desarrollen microorganismos dañinos que puedan alterar las condiciones del producto.

Y por último, gracias también a las sustancias anti-microbianas como las enzinas que se encuentran en la miel gracias a su proceso natural de elaboración, este alimento se vuelve prácticamente inmune a los diferentes microorganismos.

¿Cómo conservar la miel?

Sí. Caduca la miel. Pero como ya hemos comentado, se podrá seguir consumiendo sin problema meses después de su fecha de caducidad, incluso años. Para ello, bastará con mantener bien cerrado el envase de miel y no exponerlo a temperaturas muy elevadas, ni tampoco muy bajas. Tampoco es necesario meter la miel en la nevera, bastará almacenarla en un armario o despensa oscura y alejada de fuentes de calor. Lo ideal es una temperatura ambiente de entre 18 y 27 grados centígrados.

Por último, para evitar que la miel caduque o se ponga en mal estado, lo aconsejable es comprar menos cantidad, pero más seguido. De esta manera, además de no desperdiciar este valioso producto, conseguiremos tener siempre miel fresca y con todos sus beneficios y propiedades bien activas.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Suscríbete a nuestra newsletter
Síguenos